En Sin categoría

Ideas en Valvo & Habitissimo

En los tiempos que corren, el diseño de interiores ha puesto la vista en la creación de espacios bonitos pero funcionales. Entre ellos, el baño es el actual protagonista, ya que el ritmo estresante de la cotidianidad lo ha convertido en un ambiente de relajación muy popular.

Convertir el baño en un spa es el sueño de cualquier persona que, luego de una larga y agobiante jornada laboral, desea llegar al hogar, tomar una ducha y relajarse para reponer energías.

Sigue estas recomendaciones y podrás convertir tu baño en un oasis de relajación.

 

  • Crea serenidad mediante un diseño que brinde la sensación de un espacio aireado y abierto. Para ello utilizar la bañera como punto focal y lineas limpias resulta muy eficaz.
  • Incorpora una ducha grande: Para convertir el baño en un spa es importante contar con una cabeza de ducha de gran tamaño que aporte paz y tranquilidad pudiendo elegir entre una llovizna tenue o un diluvio intermitente, como si estuviéramos afuera, en la naturaleza.
  • Un momento diferente y perfumado: Si tienes tina en casa no la desaproveches; aunque parezca una exageración, es importante decir que el baño de tina es una excelente alternativa para experimentar sensaciones completamente diferentes a las que se experimentan en la ducha. Los aromas que se agregan al baño, así como los aceites, pueden cambiar los estados de ánimo de manera importante, por lo que es sumamente recomendable realizar este tipo de baños por lo menos una vez a la semana. Por supuesto que tampoco tiene nada de malo si se realiza esta actividad a diario; por el contrario, traerá beneficios importantes.
  • La importancia de la luz: en estos espacios debe ser muy valorada ya que es necesario que con ella se cree un resplandor calmante. En ventanas puede emplearse el vidrio esmerilado que logra este efecto al capturar la luz. En lugar de una iluminación directa, busca aplicar elementos cuyo resultado sea la iluminación tenue que ayuda a un espacio relajante.
  • Incorpora tonalidades y mobiliario concordante: En general, los tonos claros y neutros son los más utilizados en estos espacios ya que colaboran con la sensación de calma y relajación. Sin embargo, es posible combinar tonalidades más fuertes y oscuras logrando el equilibrio ideal, donde lo más importante es que colores y muebles generen una continuidad armónica en el espacio.
  • Utiliza decoración natural y ponla a la vista de todos: Flores frescas que aromaticen el ambiente, velas de diversos tamaños y colores claros, elementos de madera como el bambú tan famoso en cualquier spa, jabones aromáticos y naturales, sales exfoliantes para utilizar en todo momento, cestos de mimbre, entre otros.

Todos estos elementos decorativos y funcionales  darán a tu baño una sensación de armonía y calma. Una idea muy bonita es colocarlos sobre estanterías combinadas en madera y hierro que permitirán el alcance directo de los elementos.

 

Con estas ideas, podrás convertir tu baño en un spa de manera sencilla y eficaz. ¡Pon manos a la obra y comienza a idear tu espacio de relajación!

 

Posts recientes
0

Escribe una palabra y pulsa enter